Aunque existen servicios que no son de libre acceso, cualquier usuario tiene pleno derecho a solicitar a su operador telefónico la desconexión de los servicios de tarificación adicional.

Si se solicita la desconexión para evitar este tipo de llamadas desde nuestra linea principal es recomendable que haya una constancia escrita de esa solicitud para evitar problemas.

 

Una opción es realizar la solicitud por correo certificado con aviso de recibo o enviando un burofax.

Si pasados 10 días desde la recepción de la solicitud a la desconexión propuesta por el usuario el operador no deshabilita estos servicios de la linea del cliente, todos los costes derivados de posibles llamadas utilizando los servicios de tarificación adicional correrán por cuenta del operador.

Si un abonado esta en desacuerdo con la facturación realizada por la prestación de servicios de tarificación adicional, el operador telefónico que da servicio al cliente no podrá dar de baja o suspender su servicio de teléfono, siempre que el abonado pague el importe de la factura, excluyendo la remuneración correspondiente a los servicios de tarificación adicional por lo que esta en desacuerdo.

El operador que da servicio telefónico al cliente esta en la obligación de desglosar la factura en conceptos independientes separando de forma clara la parte correspondiente a los servicios de tarificación adicional de la parte atribuida a los servicios de llamadas nacionales.

Todas las factura telefónicas tiene que disponer del detalle del coste de las llamadas que ha realizado el cliente a los números de tarificación adicional. En ellas debe aparecer el titular el servicio, prestador y operador de red asociado. En caso de que esto no se vea de forma clara en la factura, el usuario tiene derecho a no abonar dichas llamadas sin que le corten la linea telefonica.

En todos los servicios de tarificación adicional, los usuarios deben de ser informados del coste máximo por minuto tanto desde la red fija como desde la red móvil. Así como la edad para la que se recomienda la utilización de los servicios y la correcta identificación de la empresa que ha contratado el número al que se realiza la llamada.

Los operadores de red tienen que garantizar que se informe al usuario del precio, del tipo de servicio que se ofrece y de la titularidad del número al que se llama en una locución de 20 segundos.

Los servicios considerados de tarificación adicional, ya sean de voz o de datos, tienen la obligación de tener una duración máxima de 30 minutos. Las únicas excepciones son los números destinados a la infancia y juventud con una duración máxima de 8 minutos y a los 5 minutos máximos para los servicios destinados a concursos. El prestador del servicio esta obligado a cortar la comunicación en el tiempo máximo fijado.